Los remedios de la Trini. Crónica del proceso comunitario (Proyectos colaborativos)

Tal y como explicábamos en este post, entre el 17 de mayo y el 21 de junio ha tenido lugar el taller “Els remeis de la Trini”. El espacio ha servido para hacer un primer acercamiento a las formas en que las habitantes de la Trini, porque en el taller todas las participantes han sido mujeres, aprenden, gestionan y recuerdan la autogestión de la salud. Todo y que en un principio este último punto de la memoria pesaba en nuestra primera intención con este taller, pronto nos dimos cuenta de que trabajar esta capa de las transmisiones y los recuerdos necesitaría en este caso de otros tiempos más sostenidos para poder hacerla emerger. Además, desde un primer momento fue también patente que la proveniencia de los saberes que las asistentes al taller traían venían de lugares más diversos y menos románticos, no por ello menos interesantes. Lugares, y personas, como un grupo de amigas que comparten dicha afinidad, en el caso de Encarna; Youtube para Doris, o los libros de Txumari Alfaro para Vega.

DSC01618En el primer día de encuentro se trazó el contenido para el resto del taller. Las sesiones se articularon en torno a un primer momento de charla y encuentro alrededor de una infusión. Las hierbas que hemos estado probando eran novedad para la mayoría de ellas: hierba de San Juán, Lavanda o hierba luisa han sido algunas de las que hemos estado bebiendo y conociendo sus propiedades. Tras ello procedíamos a elaborar alguna receta o remedio a propuesta de alguna de las vecinas de Trinitat, y alrededores en algunos de los casos. La primera corrió a cargo de Vega, que se encargó de compartir un licuado de remolacha, zanahoria, limón y levadura de cerveza. En su caso, la receta estaba ligada a un recuerdo personal de cuidados y amor muy fuerte. En la segunda sesión fue Encarna la encargada de enseñarnos cómo elaborar una base para cremas y otra para ungüentos que aderezamos en esta ocasión con aceite macerado de caléndula y con aceites esenciales de romero y lavanda respectivamente. Encarna lleva años formándose alrededor de la gestión de la salud y además de muchísimos conocimientos y experiencia, es poseedora también de un discurso crítico muy potente. Como excepción en la cuarta sesión realizamos una salida por Collcerola que nos permitió identificar muchas plantas, algunas de ellas, como el hipérico, que estaban en plena temporada y que estábamos consumiendo en el inicio de las sesiones. La salida permitió conectar con otras de las formas de hacer que habíamos estado poniendo en práctica en otras activaciones de la plataforma de arte y salud comunitarias a través del caminar y permitió tejer un vínculo, en este caso sí, entre el territorio, la salud y el recuerdo. Durante el recorrido también hubo espacio para que surgiera una receta: un jarabe de piñas verdes que Encarna se encarga de elaborar con azúcar y el fruto de los pinos de la montaña que acoge a su falda el barrio de Trinitat Nova. Al parecer no solo sirve como remedio de salud sino como un gran aderezo para el helado. En la última sesión fue Doris quien nos trajo una receta de desodorante natural para finalmente hacer una pequeña exposición de las imágenes y las recetas recopiladas, hacer balance del taller y compartir una comida de traje. Ah! Y para añadir otro remedio a la lista, una loción a base de aloe vera y alcohol de romero que resulta ser muy refrescante para las piernas ahora que se acerca el verano.

DSC02243

Map

Deja un comentario