Trilogía de Nueva York (Artículo)

Trilogía de Nueva York: Bluestocking, Park Slope Food Coop y School of the future

Después de unos días por la metrópoli de Nueva York, queremos destacar una triada de proyectos o espacios alternativos que nos han llamado la atención especialmente.

En primer lugar queremos hablar de Bluestocking, una librería independiente y cafetería de comercio justo, centrada en todo tipo de publicaciones sobre los movimientos sociales. Esta librería fue fundada a partir de una cooperativa de mujeres en Allen Street, en la zona de Lower East Side de Manhattan. Este espacio constituye no sólo una librería al uso, sino un centro activista y punto de encuentro, con charlas, talleres, seminarios, lecturas, clubs de lecturas alternativos (sobre feminismos, o educadores radicales, por ejemplo) y todo tipo de actividades en apoyo a los movimientos sociales de la ciudad. En un principio se estableció a partir de un primer colectivo de mujeres como una librería especializada en feminismos en 1999. Debido a diversos cambios de dirección, finalmente fue extendiéndose a una relación más amplia de temas sociales ocupando nuevas sedes en la misma calle de Allen Street, y trabajando con una amplia red de colaboradores y voluntari@s en el equipo. Esta ampliación llevó al proyecto a expandirse como un centro sobre activismo trabajando sobre los movimientos sociales y otras temáticas relacionadas. Entre sus libros y diversas publicaciones encontrarás desde temas educativos, de investigación, pasando por movimientos populares o cooperativismo y ecología. En este sentido existe una librería/ café que constituye un espacio alternativo similar en Baltimore, denominado Red Emma’s, en referencia a la activista y anarquista Emma Goldman, su web aqui: http://redemmas.org/

WEB:

http://bluestockings.com

Espacio de cafe y barra de la librería, con productos orgánicos y mucha información sobre eventos en NY.

En segundo lugar destacamos Park Slope Food Coop, una cooperativa, fundada en 1973, en la zona del mismo nombre de Brooklyn. En total suman unos 15.000 miembros afiliados, que básicamente constituyen una cooperativa de alimentación, con una amplia sede, abastecida con todo tipo de productos locales y orgánicos. La cooperativa exige ser miembro para comprar y visitarla, a cambio de 2:45 horas al mes. Con esta cantidad de aportación de trabajo personal al mes, se ahorran en contrataciones de personal, de tal modo que la cesta de la compra se reduce entre el 10 y 20 %, según indican en una de sus publicaciones. Además, tal como señalan en su sitio Web, proveen de servicio de guardería gratuito a los trabajadores. La cooperativa cuenta con un diario local, diversos actos y eventos, talleres, proyectos de intercambio de conocimientos, y otros servicios de economías alternativas. Su amplia gama de actividades demuestra cómo es posible otro sistema de producción y distribución de alimentos dentro del sistema neoliberal. Esto es algo que hemos encontrado muy interesante aludiendo en general al concepto de Food Justice, que está también muy arraigado en lugares como Chicago ( el segundo número de la revista de AREA se dedicó completamente a esta temática). Si conocéis a alguien por Brooklyn que os invite, no perdáis la oportunidad de disfrutar de visitar este espacio.

WEB
http://foodcoop.com/

Finalmente, en último lugar os presentamos el proyecto de School of the Future, situado en Brooklyn y coordinado por Christopher Kennedy y Cassie Thornton, miembros entre otros proyectos del Institute of Applied Aesthetics. Esta escuela del futuro partió del objetivo de construir una escuela intergeneracional y autoorganizada entre diversos productores culturales, activistas, y parte de la comunidad del barrio. Durante el mes de julio, la escuela ha tomado como campo de pruebas el espacio del Dougherty Park. Inicialmente el proyecto ha trabajado con diversas comunidades de la zona, especialmente con la escuela de primaria, detectando los intereses y necesidades para trabajar en el barrio con diversos grupos y asociaciones comunitarias, y haciendo una oferta abierta a qué se quiere aprender y qué se puede enseñar. Después a partir de una propuesta de seminarios y talleres con diversos invitados, se han ido desarrollando diversas acciones sobre el terreno del parque, intentando aplicar diversas formas de producir conocimiento y trabajar metodologías diversas: desde yoga, jardines-guerrilla, investigación sociológica sobre los atascos que se producen al lado del parque, trabajo con gente mayor y psico-motricidad, legalidad en las calles, pasando por desarrollar deportes no-competitivos, partidas de ajedrez a escala humana con diversos colectivos, o construir papel reciclado con la escuela de primaria. Todo el proyecto se ha realizado en colaboración con estudiantes de arquitectura y diseño, que desarrollaron los dispositivos móviles de la escuela. Finalmente el proceso ha sido registrado en un proyecto de de investigación cualitativa con una escuela de Educación de NY, que producirá una publicación en relación al trabajo pedagógico realizado.

WEBS:
http://schoolofthefuture.org/
http://applied-aesthetics.org/

P1020619

La mesa-pizarra como dispositivo portàtil y educativo para el parque. Al fondo conversando con Chris Kennedy, uno de los coordinadores del proyecto.

Map

Deja un comentario